martes, 28 de junio de 2011

EL RELIEVE DE LOS BOSQUES DE MEXICO

                               EL CLIMA DE LOS BOSQUES DE MEXICO             
                                                                                                                                                                 El clima afecta al bosque y determina donde se desarrollará y que especies lo habitarán. Simplemente, los bosques no pueden existir donde no hay suficiente precipitación o donde las temperaturas son excesiva mente bajas: estas áreas son ocupadas por el desierto y la tundra. El clima es la razón por la cual los árboles de abeto no crecen en la Amazonia, y por la cual los jaguares no viven en los bosques boreales. El clima de la Tierra está siempre cambiando pero, en el pasado, lo ha hecho lentamente, permitiendo que los bosques se adapten a esos cambios. Y así como el clima afecta al bosque, también el bosque, hasta cierto punto, afecta el clima.

La diversidad climática ayuda a crear diversidad en el bosque. Debido a las grandes variaciones, dependiendo de la localidad, en la temperatura anual promedio, precipitación y duración de la estación de crecimiento, los tipos de plantas y animales también varían. A lo largo de miles de años, las especies se adaptan al clima en áreas particulares, y la variedad en climas locales crea diversidad de especies.

La nieve cubre al bosque templado boreal por lo menos durante cuatro meses cada año (izquierda), mientras que la estación de crecimiento del bosque pluvial tropical (arriba) dura todo el año

Sin embargo, habrá menos diversidad en un bosque dado mientras más días hayan que sean demasiado secos o demasiado fríos para el crecimiento de las plantas, o mientras más "extremo" sea el clima. En cualquier área donde ocurran grandes fluctuaciones en la temperatura y/o la precipitación, la diversidad será limitada. Esto se debe a que simplemente pocas especies pueden hacer frente a tales condiciones. Los bosques pluviales tropicales ('rainforests'), que disfrutan de una estación de crecimiento de todo el año y de cambios pequeños de temperatura a lo largo del año, presentan mucho más animales y plantas que los bosques boreales, donde las temperaturas llegan a bajar por debajo del punto de congela miento durante gran parte del año.

Aún cuando la temperatura permanece más o menos constante durante todo el año en los bosques tropicales, la precipitación varía dramática mente, dependiendo tanto de la época del año como de la liofilización. Usualmente hay una estación pronunciada de lluvias, acompañada frecuentemente de inundaciones extensas, y una estación seca, durante la cual muchos árboles se desprenden de sus hojas si disponen de muy poca agua. Aunque las estaciones en un bosque tropical se basan en las lluvias y no en la temperatura, aún así ellas tienen un impacto definido sobre las plantas y animales en la región.

Mt. Waialeale, Hawaii, es el lugar del mundo donde hay mayor precipitación, promediando 11,981 mm (472 pulgadas) cada año.

En los bosques se crean "microclimas". En el fondo de un valle se concentra el agua y el aire más fresco, los habitas de montaña son más secos en una ladera que en la otra debido al efecto de "sombra de lluvia", y las laderas dirigidas hacia el sur en las zonas templadas del hemisferio Norte son más cálidas, en promedio, que las que están dirigidas hacia el norte. Estos microclimas afectan solamente a áreas relativa mente pequeñas dentro de un tipo de bosque.
Un valle crea un clima, al concentrar el agua y el aire fresco.

El bosque afecta al clima general, además de los microclimas. Las copas de los árboles amortiguan la caída de la lluvia que llega al suelo del bosque y evitan que las plantas pequeñas sean aplastadas por el peso de una fuerte nevada. El vapor de agua se evapora de las hojas de los árboles, contribuyendo a los niveles de humedad en el área. La sombra de los árboles ayuda a evitar que la nieve se derrita muy rápidamente y que provoque inundaciones durante la primavera. Los bosques mantienen temperaturas frescas en el suelo y protegen del viento. Sin este impacto del bosque sobre el clima, muchas especies no pudieran persistir.

Los vehículos son una de las principales fuentes de
dióxido de carbono. Cuando se incendia un bosque,
se libera también grandes cantidades de dióxido de carbono.
Las grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) que las actividades humanas están liberando hacia la atmósfera están afectando el clima global. Los bosques pueden ser extremadamente importantes para la reducción de los niveles del dióxido de carbono, ya que los árboles lo toman del aire y lo retienen en sus tallos, hojas y raíces. Los árboles, y la mayoría de las otras plantas, capturan el dióxido de carbono durante "la fotosíntesis" y lo usan para producir moléculas orgánicas. Pero si el rápido cambio climático mata los árboles de los bosques, se liberará más dióxido de carbono justo cuando ya están aumentando los niveles atmosféricos de dicha molécula.

Debido a que los bosques atrapan dióxido de carbono y liberan oxígeno, ellos han sido un factor importante en el desarrollo del clima global. En un tiempo, virtual mente no había oxígeno libre en la atmósfera; ahora, varios miles de millo
 
México se encuentra en el borde sur occidental de la placa Norteamericana. Es un territorio muy inestable entre las placas del Pacífico, de Cocos y del Caribe. Así, en México son frecuentes los terremotos, y abundan los volcanes activos.
El relieve se organiza en torno a una gran meseta central: la altiplanicie Méxicana o el Altiplanicie. A pesar de su nombre de planicie no es una llanura, sino que se resuelve en una serie de sierras transversales que tienen una dirección general de este a oeste. Aunque tiene una altitud media de unos 1.000 metros en general va perdiendo altitud de sur a norte, hasta llegar al valle del río Bravo. Se puede dividir en dos partes que en torno al paralelo 23 N. El sector meridional es más elevado, en torno a 2.000 metros, y mucho más montañoso. Aquí se encuentran las sierras transversales. En el contacto entre el Altiplanicie, la Sierra Madre Oriental y el Eje Neo volcánico se encuentra la meseta de Anáhuac; dominada por el pico Erizaba. Este es el corazón de México, ya que es la zona más poblada del país, con México D.F. incluido. El sector septentrional desciende paulatinamente desde los 1.500 metros de altitud. Es un sector mucho más llano. Buena parte de la región se resuelve en cuencas endurecías cerradas que aquí se llaman bolsones.
El Altiplano se cierra al oeste por la Sierra Madre Occidental (prolongación estructural de la Sierra Nevada de Estados Unidos) que da paso a las llanuras litorales, el mar de Cortés y la península de California, donde se encuentran la sierra San Pedro Mártir, al norte, y la sierra de la Giganta, al sur. La sierra Madre Occidental termina en Nayarit, en la confluencia con el Eje Neo volcánico. A partir de allí, paralela a la costa del Pacífico, corre la Sierra Madre del Sur.
El Altiplano se cierra por el este con la Sierra Madre Oriental, que da paso a las llanuras litorales del golfo de México.
Por el sur el Altiplano se cierra con el eje Neovolcánico (o simplemente Volcánico), que atraviesa el país de este a oeste. Este eje Neovolcánico da paso a la depresión del río Balsas, y más al sur a la Sierra Madre del Sur, que forma la costa del sur de México, con una estrecha franja de llanuras litorales. Entre la Sierra Madre del Sur y el istmo de Tehuantepec se encuentra la sierra de Jerez, y los valles centrales de Oaxaca. Tras el Istmo de Tehuantepec se encuentra la sierra de Chiapas y tras ella la llanura del Yucatán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada